Por qué no tratar también sobre el racismo ?

Nacemos, vamos al baño, y luego morimos.
En el ínterin, gracias a una construcción histórica, pertenecemos a un contexto o entramado que nos recibe (el “Dasein” dirían los pedantes) y arrojados en él nos empapamos de costumbre, prejuicios, estereotipos tan arraigados que nos parecen normales, naturales, esenciales cuando no son más que constructos históricos en el devenir de las sociedades, mutables y por lo tanto superables.
El problema es que esos conceptos errados, los tenemos tan metidos, tan “caleta” en nosotros que ni cuenta nos damos.
El lenguaje es el reyezuelo que con sus plumas nos atrapa sí o sí y por el nos delatamos.
Por ejemplo: nos pasamos la vida creyendo manejar la realidad que es inaprehensible ( “piña, no la podemos conocer), para “estar en algo” y así “pasar piola” y no perder piso (esa sombra que siempre nos recorre, el Nihilismo) ; de esta manera como un castillo de naipes, la realidad es representada mediante metáforas, símbolos, creaciones culturales todas : una de ellas es considerar la pigmentación de la piel, etiquetando a las personas, con las connotaciones arbitrarias que conocemos, en una gama o espectro de COLORES que un extraterrestre se “vacilaría” de lo lindo por nuestro facilismo al encasillar todo.
Sin ir muy lejos, en otras culturas como la China los colores tienen otro significado, ¿entonces?. Relativismo cultural dicen los entendidos.
Conclusión, no existen razas superiores ni inferiores (no hay necesidad de preguntarle a un Etnólogo) ; el etnocentrismo, las definiciones y categorias consideradas absolutas y hasta el Sujeto mismo “ya fueron”. Por qué no deconstruir conceptos vigentes aún y que superviven con “roche” ?
Por qué no repetirnos con porfía como baladita de la radio hasta interiorizar un nuevo concepto: simplemente Raza Humana con toda su grandeza y miseria en la imbricación del mundo ?

Anuncios

~ por nemovalse en abril 12, 2010.

 
A %d blogueros les gusta esto: