DON MANUEL GONZALES PRADA ÚLTIMOS ESCRITOS – “TROZOS DE VIDA” – ÚLTIMA VERBA

LA PRIMERA EDICION DE “TROZOS DE VIDA” SE EFECTUÓ EN PARIS EN 1933.
EDITADO POR EL HIJO DEL MAESTRO: ALFREDO GONZALES PRADA.

ADVERTENCIA A LA PRIMERA EDICIÓN
Iniciamos con estos versos la publicación de las obras inéditas de Manuel González
Prada. Un simple motivo sentimental nos ha inducido a dar la preferencia a «Trozos de
Vida»: comenzado en 1918, la muerte (22 de Julio de ese mismo año) le impidió
terminarlo. Tiene, pues, este libro -que debería titularse «ULTIMA VERBA», como sus
dos composiciones finales- el interés particular de haber sido íntegramente escrito
durante los seis últimos meses de la vida del autor.
El libro va al público en la forma exacta en que fue encontrado entre los manuscritos
de González Prada […]
A.G.P.

—————————————————————————————————————————————————————————-
LA SEGUNDA EDICIÓN ES ESTA DE 1948 :

«TROZOS DE VIDA», volumen con que, en 1933, inició Alfredo González Prada la publicación de las obras inéditas de su ilustre padre. Realmente, se ignoraba el vuelo ideológico y la riqueza conceptual del poeta Prada hasta que no se conoció aquella colección, tomado de uno de sus tantos cuadernos manuscritos. (LUIS ALBERTO SANCHEZ)

————————————————————————————————————————————————————————-

Una digresíon: escuchamos en una oportunidad opinar al Señor Marco Aurelio Denegri, con respecto a versos de este Poemario; indicaba el talante misantrópico de ellos y comentaba la poca o nula atención brindada a los mismos por la Crítica.

—————————————————————————————————————————————————————————–

Nosotros percibimos, además, un grato aroma nihilista.
A continuación unas perlas maravillosas.
Algunos ejemplos extraidos del Poemario, queremos decir.

En realidad lo que viene es una selección efectuada por Nemo(nadie)valse encandilado en el deleite de lo que, recónditamente, barrunta como una vindicación de la misantropía.
————————————————————————————————————————————————————————————-

¡Oh el arcano de la muerte!
¡Oh el misterio de la vida!
¡Quién perforara la sombra!
¡Quién resolviera el enigma!
Puede ser que nada encierre
esa bóveda infinita:
es acaso el Universo
una inmensa nuez vacía

—————————————————————————————————————————————————————————

¡Oh tragedia de los seres!
¡Oh miseria del vivir!
¿A quién no apiada el tormento
universal y sin fin?
Ríe, goza y en el colmo
del gozar y del reír
esconderás en tu pecho
el horror de ser feliz
———————————————————————————————————————————————————————————

No se altera el firmamento
con mi muerte o con mi vida:
¿Qué importo yo a las estrellas?
¿Qué a los soles una hormiga?
Hablo al cielo, y calla el cielo
ocultando un doble enigma:
el por qué de mi llegada
y el por qué de mi partida.
——————————————————————————————————————————————————————————-

Oigo a través de mi puerta
un rumor de pasos leves:
alguien llega cauteloso,
piensa entrar, y se detiene.
¿La ventura o la desgracia?
¿La paz, la vida o la muerte?
Venga la muerte o la vida,
todo me es indiferente
——————————————————————————————————————————————————————————–

¡Ir sin ir a parte alguna,
caminar por descaminos,
siempre ocultando en el pecho
la carcoma del hastío!
Creo llevar en mis hombros
cien montañas de granito:
no hay un peso tan pesado
como el peso de sí mismo
——————————————————————————————————————————————————————————


———————————————————————————————————————————————————————————–
Noche de paz y de olvido,
noche eterna y sin mañana,
adorméceme al amparo
de tus sombras invioladas.
Dulce noche de la tumba,
cuerpo devórame y alma.
¿Por qué nacer a la vida?
¿Por qué surgir de la nada?
———————————————————————————————————————————————————————————-

¿Hay dicha como la dicha
de dormir eternamente
en la calma del sepulcro,
al amor de los cipreses?
Salve a ti, Naturaleza,
madre piadosa y clemente
que junto al mal de la vida
pusiste el bien de la muerte
—————————————————————————————————————————————————————————–

Callen el sabio y el necio,
pues ignoran necio y sabio
si late un pecho en la roca,
si piensa un alma en el árbol
——————————————————————————————————————————————————————————–

¿Quién ha visto nunca un hombre?
¿Quién ha visto al noble ser,
todo equidad y justicia,
todo amor y todo bien,
sin el pecho saturado
con el veneno y la hiel?
Hoy sólo existe el gorila,
el hombre está por nacer.
——————————————————————————————————————————————————————————–

Oh gorila mal pulido,
el reptil te dio su mano,
su mandíbula el felino
y su lengua el papagayo.
¡Cómo denuncias tu origen,
ser lascivo y sanguinario
en quien descubro y desprecio
a mi legítimo hermano!
——————————————————————————————————————————————————————————–

¡Pobres seres confinados
en un yo de mira estrecha!
Si en ninguno penetramos,
nadie en nosotros penetra.
Solos vamos en la triste
soledad de la conciencia,
solos morimos y solos
nos pudrimos en la huesa.
——————————————————————————————————————————————————————————-

—————————————————————————————————————————————————————————————

Al vaivén de las ideas,
desvanecidos giramos,
confundiendo eternamente
lo verdadero y lo falso.
Hoy vemos blanco lo negro,
mañana negro lo blanco:
sin fe en la vida, vivimos;
sin esperanza, esperamos
—————————————————————————————————————————————————————————–

En el viaje por la Tierra,
eternamente cansados,
sin momento de reposo,
caminamos, caminamos.
Hasta en el lecho de plumas,
a la sombra de un palacio,
hay fatiga en la fatiga,
no hay descanso en el descanso
—————————————————————————————————————————————————————————————–

¡Qué sabemos si el acaso
es la fuente de la vida,
si la Nada nos aborta
y la Nada nos victima!
————————————————————————————————————————————————————————————

Ir creyendo y esperando
¡imperdonable locura!
Sin pensar si bogaremos
con estrellas o con Luna,
sin preguntar si las olas
nos darán mañana tumba,
indiferentes vayamos
por los mares de la duda.
——————————————————————————————————————————————————————————-

Ni verdades las verdades
ni mentiras las mentiras.
Para rumbo del cerebro
¿Dónde hallar la estrella fija?
Todo sombras y apariencias;
todo vago, todo gira
en la caótica noche
de una cueva sin salida
————————————————————————————————————————————————————————————

Ser el microbio o el hombre,
el monarca o el gañán,
el impecable y el justo
o el abyecto y criminal;
ser la palmera o el liquen,
el ruiseñor o el jaguar,
la podredumbre o la rosa,
todo viene a ser igual.
———————————————————————————————————————————————————————————

————————————————————————————————————————————————————————————-

Morir en carro de triunfo
o en el fangal de un camino,
por el virus de una fiebre
o el trabuco de un bandido;
yacer en tumba de mármol,
servir de pasto al felino
o ir al fondo de una cloaca,
todo equivale a lo mismo
———————————————————————————————————————————————————————————–

No hay verdades sin mentiras
ni mentiras sin verdades.
El gran misterio del Todo
no comprende acaso nadie.
Mar sin fondo y sin orillas,
universo impenetrable,
quizá te ignoras tú mismo:
eres Dios y no lo sabes.
———————————————————————————————————————————————————————————–

Haz de tu pecho una esfera
de bien forjado metal:
todos la rocen; ninguno
logre en ella penetrar.
En los zarzales del hombre
no florece la bondad,
y la mano del amigo
suele cambiarse en puñal
————————————————————————————————————————————————————————————–

¡Vanidad pueril del hombre!
¡Soñarse el amo y el rey
de la Tierra y de los mundos!
————————————————————————————————————————————————————————————-

Mendigando luz y vida,
sujeta al yugo solar,
por ignorados caminos,
madre Tierra ¿dónde vas?
Vayas, Tierra, donde fueres,
la dicha en ti reinará,
cuando muda y sola gires
muerta al fin la Humanidad
———————————————————————————————————————————————————————————-

Contemplando cielo y Tierra
por crecido monte voy;
mas ¿qué diviso a distancia?
¿Son acaso insectos? son
un pontífice supremo
y un soberbio emperador…
Nada cómo las alturas
para perder la ilusión
———————————————————————————————————————————————————————————-

——————————————————————————————————————————————————————————–

¡Qué sabbat de formas vanas!
¡Qué girar vertiginoso
de ilusorias apariencias!
Todo miente, engaña todo.
—————————————————————————————————————————————————————————–

Por delante las tinieblas,
las tinieblas por detrás,
y fría mano de hierro
en la eterna obscuridad.
No diré de dónde vengo
ni dónde voy a parar:
sólo sé que vivo y muero,
y no sé ni creo más
——————————————————————————————————————————————————————————–

El hombre cruza la Tierra,
como el pájaro las ondas:
llega, causa el mal y muere
sin dejar eco ni sombra
——————————————————————————————————————————————————————————————-

Ven, oh Quimera, y huyamos
lejos del mundo, muy lejos:
apesta el hombre, y la vida
es un mar de sangre y cieno.
No me importa que tus garras
se hundan todas en mi pecho,
si tus alas me remontan
a la luz del firmamento.
———————————————————————————————————————————————————————————–

Harto vivo yo de siervos
y de abyecta Humanidad
Rebeldía ¿dónde existes?
Razas libres ¿dónde estáis?
En mi Olimpo, ya sin Dioses,
sólo perdura tu altar,
sólo no muere tu culto,
oh divina libertad.
———————————————————————————————————————————————————————————

Dime, oh pobre muchedumbre
¿No sabrás romper los hierros?
¿Temblarás siglos de siglos
Ante el palacio y el templo?
Quien de terrestres tiranos
no sufre yugo en el cuello,
soporta humilde y cobarde
la tiranía del cielo
——————————————————————————————————————————————————————————–

Yo mi frente al polvo inclino
en profundo desaliento,
que ante el dombo constelado
de ser hombre me avergüenzo
———————————————————————————————————————————————————————————–

Para las leyes del Cosmos
no hay lo bueno ni lo malo,
que son distingos del hombre
la buena acción y el pecado
———————————————————————————————————————————————————————————

Sin estrechos confidentes,
yo he sido el cofre sellado:
más allá de la epidermis
no he sufrido los contactos
———————————————————————————————————————————————————————————–

¡Quién a la nave subiera
y en la nave se alejara!
Tú me achicas, tú me ahogas,
aire infecto de la patria.
—————————————————————————————————————————————————————————–

———————————————————————————————————————————————————————————–

Hombre henchido de falaz
y risible presunción,
deja ya de ver en ti
el predilecto de un Dios.
Bien lo dice Omar Khayyam:
«No se ocupa el Hacedor
de gusanos como tú
ni de hormigas como yo»
————————————————————————————————————————————————————————————

¿Por qué temblar y gemir
ante la faz del abismo?
la muerte acaso nos da
la anestesia del olvido.
A la sombra del ciprés,
en el mármol duro y frío,
olvidaremos quizá
el horror de haber vivido
—————————————————————————————————————————————————————————–

¡Benditos sean los soles,
los volcanes del espacio,
donde la vida no existe
donde no hay dolor ni llanto!
¡Horror al mundo viviente,
que la vida está anunciando
la aparición de la muerte,
la podredumbre del astro!
———————————————————————————————————————————————————————————-

Y como vago perfume,
evaporarme en la Nada
——————————————————————————————————————————————————————————–

Nunca digamos: yo el hombre,
yo la planta o yo la roca.
Todo es uno, bajo el velo
de los nombres y las formas;
todo es uno en la divina
identidad de las cosas.
Somos el mar infinito,
desde que somos la gota
————————————————————————————————————————————————————————————-

¡Ser quisiera el vaso lleno
de sublimado licor,
sin guardar el sedimento
del antropoide feroz
——————————————————————————————————————————————————————————-

¿Soy el engendro monstruoso
de la nada y del acaso?
—————————————————————————————————————————————————————————

Hay en mi frente una idea
vaporosa, inmaterial,
perseguida eternamente
y no alcanzada jamás.
Gran locura, la locura
de agitarse por hallar
la quimera de un cerebro,
un engaño, y nada más
——————————————————————————————————————————————————————————–

A la margen de un arroyo
(Por supuesto bullidor)
un imbécil se detuvo
en hondísima abstracción.
Viendo en el agua su imagen
y suspirando de amor…
Mas aquí termina el cuento:
el imbécil era yo
———————————————————————————————————————————————————————————–

Infierno, cielo, quimeras
de la estólida ignorancia:
todo, en la mente del hombre;
fuera de su mente, nada.
———————————————————————————————————————————————————————————

ULTIMA VERBA

Ida la luz de mi sol,
se difunde en mi existencia
una tenue claridad
de crepúsculo y de estrella.
Convidándome a dormir,
surge un eco de la tierra,
y la muerte aguardo ya
Sin buscarla ni temerla.

¿Qué me importa si mi cielo
obscurece ya la noche?
No te amé jamás, oh mundo,
negro charco de vibriones.
Al puede ser de la tumba
voy sin pena ni temores,
con el asco por la vida,
con el desprecio a los hombres.

Anuncios

~ por nemovalse en julio 22, 2012.

 
A %d blogueros les gusta esto: