CARNAVALES DE ANTAÑO EN SUS TEXTOS: BANDO, EDICTO, DECRETO, ORDENANZA DE ÑO CARNAVALON

La historia  y trayectoria de  los Carnavales  es amplia; hoy me ocuparé puntualmente de los Bandos, Edictos o Decretos  Carnavalescos dictaminados por  (Ño) Carnavalón (el Rey Momo “aclimatado” a nuestro medio) que precedían y anunciaban las Fiestas de Carnaval (3 días, domingo, lunes y martes, previos al miércoles de ceniza, donde se quemaba y enterraba a Ño Carnavalón) dándolas inicio; recorriendo CARNAVALÓN  las calles y proclamando los edictos en forma humorística,  en medio de algarabía , euforia, bailes, cantos de los grupos, por calles y plazas.  Con estas características, pues,  se daba inicio a las fiestas carnavalescas de antaño, que duraron hasta finales de la década de los cincuenta.

Era  una Parodia, no podría ser de otro modo, con respecto a a los Bandos anunciados por la Autoridad, en el sentido, estos últimos,  de prohibir o limitar el juego con agua y demás hechos causantes de  desmanes.

Al respecto en la obra ” Tiempos de Carnaval ” (1) de Rolando Rojas Rojas, encontramos lo siguiente :

” Las clases populares se resistieron a los intentos de las autoridades por
modificar sus costumbres; las prohibiciones del carnaval simplemente se desacataron. El
bando que prohibía el carnaval se convirtió en un ritual, pasó a formar parte del tiempo
carnavalesco, marcando su advenimiento inexorable ”

Agrega una  Nota correspondiente indicando : ” Desde que en 1822 Monteagudo ordenó la radical prohibición del carnaval, la intendencia de policía sacaba un bando que con los años fue suavizándose, indicando, por ejemplo, que el juego sólo sería permitido entre las personas que manifestaran deseos de jugar y limitando el horario entre las 12 del mediodía y las 7 de la noche. Aún así, los bandos fueron incumplidos. ”

Carlos Prince  (1836 – 1919) en “Carnavales” (2), escrito en 1876,  nos dice lo siguiente :

” Las fiestas de carnaval tienen tan grande aliciente para todas las clases sociales, que es casi imposible su desaparición. Ni la autoridad de la policía, que anualmente publica bandos tres días antes del Carnaval, prohibiendo que se arroje agua desde  los balcones sobre los transeúntes y que se juegue en las calles, so pena de una multa, ha podido extinguir esta bárbara costumbre que se pierde en lo atrasado de los tiempos.”

Por su parte Eudocio Carrera Vergara (1877-1979), en ” Los Carnavales Limeños Antañeros” (3),   nos dice en un pasaje :

” El mismo sábado, en la tarde, salía el Bando de la Intendencia. Una compañía de gendarmes con músicos recorría la ciudad, deteniéndose en las plazuelas  para que un escribano leyera las disposiciones policiales sobre el juego, que siempre eran iguales y que nunca tampoco se cumplían. Decían : prohibición absoluta de arrojar agua a los que no juegan, lo mismo que a los celadores en actos del servicio, so pena de multa de 5 a 10 soles en beneficio de los damnificados; los  que transiten a caballo no podrán hacerlo al trote ni a carrera; la policía se los llevará presos y auxiliará a toda persona que, sin provocar, fuese atropellada o mojada por otra, etc., etc.”

Existieron en el tiempo intentos de reformar los Carnavales y así se llega al año 1922 en que sucede un cambio, para detallar este punto, volvemos a citar al Libro “Tiempos de Carnaval” de Rolando Rojas Rojas :

“En los años posteriores a la guerra, el discurso que censuraba el carnaval fue progresivamente reemplazado por otro que comenzó a reivindicarlo como un elemento de nuestro corpus cultural, como parte de nuestra identidad nacional. Así, lo que antes era llamado carnaval bárbaro o inculto pasó a llamarse carnaval criollo o antiguo.
Sin embargo, a la par de esta tendencia de reivindicación popular del carnaval, surgió
otra que buscaba reformarlo al modo europeo. Esta tendencia rechazaba el carnaval del
baldazo de agua y defendía una fiesta al estilo veneciano, con carros alegóricos y batallas
de flores.
Una primera iniciativa en este sentido fue la que se dio un año después de finalizar la
guerra, en 1884, cuando la colonia italiana de Lima organizó el primer corso carnavalesco de la capital. Al año siguiente, el espectáculo se repitió, pero cuando se intentó delegar la responsabilidad en un grupo de notables limeños, éstos no la asumieron. El corso tuvo que esperar hasta 1922, año en que un grupo de personalidades y la propia Municipalidad de Lima oficializaron el carnaval, aunque a costa de modernizarlo.”

Continúa Rojas Rojas : ” El significado del corso de 1922 fue otorgar el control de los espacios públicos de la ciudad a las élites y el Estado. Los carros alegóricos, las reinas de belleza, las bandas militares, los jinetes enmascarados, las estudiantinas y el Carnavalón permitieron copar con un carnaval oficial las calles y plazas del centro de la ciudad, mientras que el juego con agua y harina quedaba confinado a los barrios populares. De otra parte, el carnaval de 1922 fue un evento localizado, en tanto se realizó en un
espacio determinado (las principales calles del centro y la Plaza de Armas), con un
recorrido programado y rígido. Tuvo además reglas que debían respetarse, como la de no usar agua, pinturas ni objetos contundentes, por lo que adquirió un carácter solemne,
serio y hasta aristocrático.” [ Fin de cita ]

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Llegamos al contexto de lo que voy a presentar, el tenor de las disposiciones municipales sobre la reglamentación del juego y su contraparte, en clave de humor Carnavalesco,  los Edictos de CARNAVALON , en años siguientes a 1922

La Revista “Variedades”, para los Carnavales del año 1923, pone en su N° 779. del 3 de Febrero, esta Carátula significativa:

Screen Shot 02-22-19 at 04.29 PM

Donde observamos en la Pintura, la representación de la Ordenanza Municipal a la derecha, relacionado a reglamentaciones del Carnaval; a su vez la Revista usa ese signo para mostrarnos una Ordenanza de tipo político y coyuntural, jocosa.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ahora sí , en forma apropiada, entramos en materia. Encontramos en El  Cancionero  de Lima,  N° 510, de Febrero de 1925, en cuya Carátula aparecen las  Reinas del Carnaval, lo siguiente…

Screen Shot 02-22-19 at 04.31 PM

BANDO, DECRETO,  PARA EL  CARNAVAL  FIRMADO POR (ÑO) CARNAVALON

Screen Shot 02-22-19 at 01.37 PM

Donde notaremos (ampliando y colocando en forma correlativa y secuencial los textos y figuras) los cambios  imperantes por esos años, como hemos explicado arriba; sin abandonar la vena jocosa, parodial y demás agregados con esa gran chispa ingeniosa propia de nuestro Pueblo Creativo. Disfrútenlo :

Screen Shot 02-22-19 at 01.41 PM

Screen Shot 02-22-19 at 01.44 PM

Screen Shot 02-22-19 at 01.40 PM

Screen Shot 02-22-19 at 01.45 PM

Screen Shot 02-22-19 at 01.47 PM

Screen Shot 02-22-19 at 01.48 PM

Screen Shot 02-22-19 at 04.20 PM

Screen Shot 02-22-19 at 04.22 PM

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Si nos preguntamos y qué fue años después con respecto a los Carnavales, nos valemos de una crónica  firmada por el célebre Federico More (1889 – 1955), en 1936, con el  título: “CARNESTOLENDAS” (4), donde en un pasaje nos dice :

”  Como hasta ahora la Municipalidad no ha cometido el error de prohibir el juego con agua, esperamos que el carnaval será típica y tradicionalmente limeño. Desde luego, y como es justo,  veremos reproducido el bando inmemorial que prohibe que mojemos a aquel que manifieste deseos de no jugar. Lima, la ciudad de Lima, el pueblo de Lima, jugará su viejo y estrepitoso carnaval, la fiesta heredera de las lupercales, bacanales y las saturnales y en la cual el cristianismo rinde homenaje a la alegría pagana. Al margen del pueblo de Lima compuesto por más de cuatrocientas cincuenta mil personas, desfilarán solemnes, con emoción de baile de fantasía, sudando dentro de sus disfraces y muy tiesas en sus carros alegóricos, mil o dos mil personas, la flor y nata de la ciudad de los  Reyes. Esta venerable multitud, marchará presidida por su Reina , alguna linda y donosísima muchacha esclavizada por la etiqueta carnavalesca – terrible antimonia – y envuelta en infinitos arabescos de serpentinas. He aquí la forma más triste del carnaval”

Acaba el artículo con estas importantes palabras : “Por fortuna, como dijimos al principio, aún la Municipalidad de Lima no ha prohibido el juego con agua, el juego limeño. Nada se opone a la coexistencia de varias clases de juegos. Mas no hay que olvidarse de que uno solo es el nuestro, el típico, el intransferible. Con permitir la coexistencia de los juegos, respetar la voluntad del no jugador, suprimir los sucio o lo contundente y limitar el carnaval al domingo, habremos conseguido modernizar la fiesta, ponerla a la altura de nuestros  días y, sin embargo, respetar su levadura popular, su olor a Patria y su sabor a Raza.”

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

(1)  TIEMPOS DE CARNAVAL  /  El ascenso de lo popular a la cultura nacional  /  (Lima, 1822 – 1922 ) /  Rolando Rojas Rojas / IFEA, IEP /  2005

(2)  En :  Antología de la Tradición, ofrenda a la Ciudad de Lima .  César Revoredo. 1958

(3) Aparece publicado en :  Crónicas sabrosas de la Vieja Lima. Antología preparada por Ramón Barrenechea Vinatea.  Ediciones Peisa. 1970.

(4 ) Aparece inserto en la selección de escritos, con el título ANDANZAS de Federico More.  Selección y Prologo de Francisco Igartua. Editorial Navarrete 1989.

(5)  El Cancionero de Lima pertenece a la Colección Nemovalse.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

NEMOVALSE

 

Anuncios

~ por nemovalse en febrero 23, 2019.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: